HOY ES: PARASHA: MIKETZ
PRÓXIMA FESTIVIDAD: JANUCA (DEC 12 -20)

El verano pasado, todo lo que quería Adar M., un estudiante israelí que vive en Alemania, era viajar de Frankfurt a Bangkok. Él compró un pasaje con Aerolíneas Kuwait, que provee cada año un servicio global a miles de clientes en todo el mundo. Excepto a los israelíes, a quienes la aerolínea se niega a trasladar.

Unos pocos días antes de la fecha de partida, en agosto del 2016, Aerolíneas Kuwait descubrió que Adar M. (su nombre completo ha sido retenido en los documentos oficiales) poseía un pasaporte israelí y cancelaron su pasaje. El odio de la compañía estatal hacia los israelíes implica que ni siquiera un pasaje ya vendido se puede utilizar si el pasajero tiene un pasaporte del estado judío.

Aerolíneas Kuwait se ofreció a ubicar a Adar en un vuelo de otra aerolínea, pero Adar se negó. Él viajaba desde Alemania, un país que prohíbe la discriminación en base a nacionalidad o religión. Él sintió que la política de no aceptar israelíes de Aerolíneas Kuwait no tenía cabida en la Europa occidental actual. El caso de Adar fue tomado por el Proyecto Lawfare, un grupo de expertos que, sin fines de lucro, luchan desde Nueva York contra el abuso de la ley para dañar a los israelíes. El abogado Natan Gelbart argumentó que la negación de Aerolíneas Kuwait a transportar israelíes viola las propias leyes antidiscriminativas de Alemania.

Sin embargo, en una decisión histórica, la semana pasada la Corte del Distrito de Frankfurt dictaminó en favor de la aerolínea, protegiendo sus derechos de negarse a brindar servicio a los israelíes. La ley alemana prohíbe la discriminación basada en la raza, etnia o religión, concluyó, pero no prohíbe la discriminación en base a la nacionalidad. La corte se negó a manifestar si la ley que prohíbe que viajen israelíes “tiene sentido”, pero afirmó que los empleados de Aerolíneas Kuwait pueden enfrentar penas de prisión u otros castigos al regresar a Kuwait si se atreven a hacer negocios con israelíes. Incluso árabes israelíes o israelíes con doble nacionalidad se consideran demasiados contaminados para ser transportados por la aerolínea.

“La afirmación de la corte respecto a que mi cliente debería haber aceptado ser transportado por otra aerolínea es simplemente una capitulación a la discriminación antisemita”, dijo el abogado Gelbart. Él prometió apelar la decisión, considerándola “una vergüenza para la democracia y para Alemania en general”.

El intendente de Frankfurt, Uwe Becker, hizo eco a esta crítica y agregó que “a una aerolínea que practica la discriminación y el antisemitismo negándose a llevar pasajeros israelíes, no se le debe permitir aterrizar ni partir de Frankfurt ni de ningún otro aeropuerto alemán”.

Esta posición de principios ya fue adoptada por otras naciones, particularmente por los Estados Unidos, con respecto a Aerolíneas Kuwait y sus prácticas discriminatorias antisemitas. En el año 2015, el Departamento de Transporte de los Estados Unidos ordenó que Aerolíneas Kuwait “Cesara y desistiera de negarse a transportar a ciudadanos israelíes entre los Estados Unidos y cualquier otro país…”. En vez de comenzar a vender pasajes a israelíes, la aerolínea anuló su popular ruta entre Nueva York y Londres.

Al año siguiente, Suiza detuvo temporalmente a la aerolínea después de que un israelí denunciara que se le negó un pasaje de Ginebra a Frankfurt. El odio prevaleció por sobre las ganancias de la aerolínea estatal, y durante varias semanas Kuwait anuló todos sus vuelos entre aeropuertos europeos.

Trágicamente, la prohibición europea sobre Aerolíneas Kuwait no duró mucho, y la aerolínea discriminativa continúa llevando a ciudadanos europeos, siempre y cuando no tengan un pasaporte israelí.

Recientemente, en setiembre del 2017, Aerolíneas Kuwait canceló el pasaje de Nueva York a India de Nuseir Yassin, un árabe israelí que tiene un blog sobre sus viajes por el mundo. “Debido a que soy israelí, la aerolínea tiene prohibido llevarme en sus aviones. Esto es clara discriminación y debería ser ilegal”, declaró en un blog que rápidamente se volvió viral.

Ponerse de pie para defender lo correcto es el sello distintivo de la libertad y de la democracia. Por eso es tan preocupante ver que la Corte del Distrito de Frankfurt se haya rendido ante el odio y el antisemitismo. Si queremos que ideales como la libertad y los derechos humanos tengan un significado real, no podemos limitarnos a hablar de ellos cuando nos resulte cómodo; tenemos que trabajar para defender estos conceptos cuando están bajo ataque.

La negativa de Aerolíneas Kuwait de llevar pasajeros israelíes es simple y pura discriminación, y no tiene cabida en el mercado de las democracias liberales. Es hora de tomar partido y exigirle a Aerolíneas Kuwait que comience a llevar a israelíes. Hoy en día, una aerolínea con tanto odio y discriminación, no tiene lugar en nuestro mercado aéreo nacional

 

POR YVETTE ALT MILLER