HOY ES: PARASHA: TETZAVÉ
PROXIMA FESTIVIDAD: PURIM (FEB 28 - AYUNO FEB 28)

Con paciencia e inteligencia, un maestro enseñaba a su joven alumno a leer la Torá.

El maestro le explicaba: “Cuando veas dos letras ‘yud’ juntas en el texto no leas la palabra tal como aparece escrita, pues este es el nombre santo de Di-s. En su lugar, di ‘Hashem’, que significa ‘el nombre de Di-s’”.

Con ello en mente, el niño intentó leer los versículos. Al final de cada uno el maestro quedaba desconcertado al escuchar al niño decir siempre: ‘Hashem’.

“¿Dónde ves el nombre de Di-s al final de cada versículo?” Preguntó el maestro.

El niño inocentemente señaló los dos puntos que aparecen al final de cada versículo, que en realidad denotan la culminación del mismo y son usados para separar uno de otro.

El maestro sonrió. Le dijo: “Querido joven, el judío es representado por la letra ‘yud’. Cuando dos ‘yud’ aparecen una al lado de otra, en unidad y armonía, Di-s está alegre y mora allá. Estas son las dos ‘yud’ que se pronuncian como el nombre de Di-s. Pero si un judío se para sobre su compañero, y no convive en armonía con él, Di-s no desea residir con él. Estas son las dos ‘yud’ – los dos puntos – al final de cada versículo, que representan la culminación y el fin; no el nombre sagrado de Di-s”.

El contenido de esta página es producido por Chabad.org, y es propiedad intelectual del autor y / o Chabad.org. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, a condición de que usted no revisar cualquier parte de ella, y que incluimos esta nota, el crédito del autor y un enlace a www.chabad.org.