HOY ES: PARASHA: MIKETZ
PRÓXIMA FESTIVIDAD: JANUCA (DEC 12 -20)

Realmente no sabemos por qué ocurren las cosas. ¿Merecemos siempre todo lo que la vida nos arroja, bueno o malo? Permítanme compartir un mensaje de la Parashá de esta semana que puede derramar un poco de luz sobre los misterios de la vida y nuestros destinos más elevados.

Esta es la Parashá que describe el comienzo de la servidumbre del pueblo judío en Egipto. Moisés experimenta su primera revelación Divina oficial ante la Zarza Ardiente. Ahí le es encargada la formidable misión de confrontar al Faraón y demandarle que “Deje ir a Mi pueblo”. Moisés está lleno de preguntas y repetidamente busca ser tranquilizado por Di-s.

En un intercambio ante la Zarza, Moisés pregunta “¿Quién soy yo para ir hasta Faraón y sacar a los Hijos de Israel de Egipto?” Rashi interpreta la primera parte de la pregunta de Moisés como si dudara de sus propias calificaciones para convertirse repentinamente en un actor en la corte del rey. En su manera típicamente humilde Moisés no se ve adecuado para desafiar al poderoso monarca de Egipto. La segunda parte del versículo es explicada por Rashi como que está cuestionando los merecimientos del Pueblo Judío. ¿Qué han hecho ellos realmente para merecer tan milagrosa redención?
A lo que el Todopoderoso responde, primero, no temas ni tengas dudas. “Estaré contigo”. Y segundo “esta será tu señal de que te he enviado: cuando saques al pueblo de Egipto, servirán a Di-s en esta montaña”.

Es muy lindo saber que esa montaña era, en efecto, el Monte Sinaí y que el encuentro de la Zarza Ardiente ocurrió en esa misma montaña. ¿Pero dónde se encuentra la respuesta de Di-s a la segunda pregunta de Moisés? Él preguntó “¿Quién soy yo?” Así que Di-s respondió a este tema y dijo que no se preocupara “Yo estaré contigo”. Pero a la pregunta de en mérito a qué Israel merece la redención no vemos ninguna respuesta. Que ellos “servirán a Di-s sobre esta montaña” no parece para nada relevante a la discusión.

Es aquí donde encontramos una fascinante enseñanza acerca de los intrigantemente infinitos caminos de la Providencia. Di-s estaba diciendo que no era necesariamente por lo que ellos habían hecho en el pasado que Él estaba preparado para redimir al pueblo judío, sino por lo que Él había anticipado para ellos en el futuro. En esa misma montaña ellos recibirían Su Torá; se convertirían en sus mensajeros elegidos para ser una luz entre las naciones; ellos serían los abanderados de la moral para todo el mundo. No importaba lo que habían o no habían hecho en el pasado. Di-s tenía grandes planes para esta nación y todo comenzaría con el inminente Éxodo.

Que poderoso mensaje para todos nosotros. A veces las bondades que Di-s hace para nosotros no es por lo que hemos sido, sino lo que podemos llegar a ser. No es por lo que ya hemos hecho sino por lo que haremos.

Conozco a un hombre que a una edad mediana experimentó un infarto casi fatal. Afortunadamente su vida fue salvada por la rápida intervención de los médicos, paramédicos y cirujanos. Cuando lo visité en el hospital estaba abrumado por una idea: que estaba en deuda con Di-s, el Sanador de toda carne. “Rabí” dijo “Estuve a punto de morir. ¿Qué hice para merecer este don de vida?”

Por lo tanto compartí con él el Rashi mencionado antes y le dije que puede no ser algo que había hecho en el pasado sino algo que debía hacer en el futuro. Quizás Di-s le dio una nueva oportunidad en la vida por un motivo. No sólo para disfrutar más años con su familia sino para hacer algo significativo para Di-s, para Su pueblo, para el mundo.

La confianza del Todopoderoso probó estar justificada. El hombre comenzó a profundizar sus compromisos espirituales personales y también hizo una significativa contribución a la vida comunal judía.

Si alguno de nosotros somos beneficiarios de una bendición especial de lo Alto, en lugar de palmearnos en la espalda y concluir que debemos haber hecho algo maravilloso para ser recompensados de este modo, preguntémonos que espera Di-s que hagamos con esta bendición particular en el futuro. ¿Cómo lo podemos usar para realizar Su obra en la tierra? Las bendiciones especiales traen con ellas responsabilidades especiales.

Que cada uno de nosotros desarrolle exitosamente todo el potencial que Di-s ve en nosotros y lo usemos para nuestro propio desarrollo moral y para mejorar de alguna manera el mundo que nos rodea.

 

POR YOSSY GOLDMAN
El rabino Yossy Goldman nació en Brooklyn, New York en el seno de la comunidad de Jabad. En 1976 fue enviado por el Rebe de Lubavitch para servir como Shaliaj en la comunidad de Johannesburg, South Africa. Es el rabino principal de la sinagoga Sydenham Highlands North Shul desde 1986, Y presidente de la South African Rabbinical Association.