Likutei Sijot: Vaigash Volumen III

16

HOY ES: PARASHA: MIKETZ
PRÓXIMA FESTIVIDAD: JANUCA (DEC 12 -20)

1. Cuando Iosef se dio a conocer a sus hermanos, les dijo1 : “Di-s me envió antes que a ustedes para proporcionales supervivencia en la tierra, para sostenerlos de modo extraordinario, entonces, no fueron ustedes quienes me enviaron aquí, sino Di-s, El me puso como gobernador de todo Egipto”, [es decir, les quiso transmitir], que no fueron [ellos], sus hermanos, los que lo enviaron a Egipto, sino el Altísimo, y El lo convirtió en el gobernante de todo el territorio egipcio para que Iaakov y sus hijos puedan sobrevivir en los años de hambruna. Y [por ello, Iosef] les ordenó inmediatamente que comunicaran a [su padre] Iaakov: “Di-s me designó amo de todo Egipto”, por lo tanto, “desciende a mí, no te demores”, [Iosef quería] que Iaakov y su familia no se detengan, que de inmediato descendieran a su encuentro en Egipto.

De lo antedicho se entiende que el descenso de Iaakov y sus hijos al exilio – galut- egipcio dependía de que Iosef se convirtiera en el gobernante de todo el territorio egipcio. Es decir, Iosef no sólo les estaba relatando cómo la Providencia Divina condujo a que su venta [como esclavo] fuera la causa de la llegada de ellos a Egipto, sino, aludía también al hecho de cómo por medio de que Di-s lo convirtiera a él en el gobernante de Egipto, se hizo posible el ‘Desciende…’, de modo que las condiciones para que se llevara a cabo el propósito [Divino interior y] profundo del galut egipcio, ya estaban dadas.

2. La explicación del concepto es simple:

Cuando Di-s, en el Pacto entre las Partes, le hizo saber a nuestro Patriarca Avraham que sus hijos irían al exilio (egipcio), Le dijo2 : “…y después saldrán con gran riqueza”. El sentido de esta promesa no es sólo una especie de recompensa porque ‘Los esclavizarán y los harán sufrir’, sino, va más allá: el éxodo de los judíos de Egipto acompañados de ‘gran riqueza’ es la finalidad e intención Divina tras haberlos conducido al galut egipcio.

La evidencia de esta aseveración es la siguiente: Una de las razones3 por las que el Altísimo sometiera a los egipcios a la Plaga de Oscuridad fue, para que los judíos en esos momentos de penumbra, pudieran buscar y encontrar los objetos más valiosos de los egipcios, y así, pudieran obedecer la orden Divina4 : “que cada hombre pida a su vecino, y cada mujer a su vecina, joyas de plata y joyas de oro”, para que de ese modo se plasme el ‘…y después saldrán con gran riqueza’ – ‘para que no diga aquel tzadik’5 , nuestro Patriarca Avraham, que Di-s ejecutó el ‘Los esclavizarán y los harán sufrir’, pero no cumplió [su promesa de] ‘Y después saldrán con gran riqueza’.

A simple vista esto requiere ser comprendido: cuando la persona se encuentra en galut, y en particular, si se trata de un exilio duro y amargo como lo fue el egipcio, con certeza renunciará a toda ganancia con tal de liberarse de inmediato del galut. En este sentido, la Guemará señala6 que (al escuchar la orden Divina ‘Que cada hombre pida…’), los judíos argumentaron: “ojalá que nosotros mismos salgamos” de Egipto. Y la Guemará continúa con la analogía de una persona que hallándose presa en la cárcel algunos conocidos le dicen: ‘mañana estarás libre y te darán mucho dinero’. A lo que [el cautivo] les responde: ‘les pido que me liberen hoy, y nada pretendo que me den’. Entonces, ¿Cómo es posible que Di-s haya retenido tanto tiempo a los judíos en el exilio con tal de cumplir [la promesa] ‘Saldrán con gran riqueza? También el motivo expuesto por la Guemará –’para que no diga aquel tzadik’- es incomprensible, pues con certeza nuestro Patriarca Avraham hubiera renunciado a la ‘gran riqueza’ con tal que sus hijos abandonen cuanto antes el galut.

Por lo tanto, indefectiblemente debemos concluir que si no fuera por la gran riqueza que acompañó a los judíos en el éxodo egipcio, no se hubiera plasmado el propósito e intención Divina de su llegada al galut egipcio, pues la finalidad del exilio fue – ‘Después saldrán con gran riqueza’7 .

Y para dar cauce a este proyecto [Divino], en primera instancia Iosef debió convertirse en el gobernante de todo el territorio egipcio, a través de ello tuvo la [facultad y por ende la] posibilidad para reunir bajo su tutela la riqueza de todos los países, [conforme lo expresa la Escritura:] ‘y reunió Iosef todo el dinero’ – [la Guemará señala que el versículo se refiere a] ‘toda la plata y el oro del mundo’8 , así, luego pudo materializarse el ‘Después saldrán con gran riqueza’.

3. El descenso a Egipto tuvo como meta refinar y elevar hacia el ámbito de la santidad –kedushá- las ‘chipas’ [de Divinidad] presentes en ese país. Por medio de su trabajo a lo largo de todos los años que residieron allí, los judíos lograron refinar y reunir las ‘chipas’ Divinas de Egipto, de modo que al producirse el éxodo elevaron esas ‘chispas’ a su fuente y raíz espiritual, conforme lo señala la Escritura en relación a [uno de los aspectos de] el Exodo9 : “Asimismo, una multitud de diversos orígenes –erev rav- salió con ellos”. [El valor numérico de las letras hebreas de la palabra rav equivale a 202], así, elevaron las 202 ‘chispas’ Divinas que se hallaban entremezcladas en el seno egipcio.

Estas ‘chispas’ estaban en [los objetos que conformaban] la gran riqueza que llevaron los judíos de Egipto. Sobre el dicho de nuestros Sabios10 : “la Torá se apiada del dinero de los judíos”, y que Iaakov se apiadó de ‘pequeños henos’11 , explica en Baal Shem Tov12 que los bienes de los judíos son [ante Di-s] muy preciados, pues en ellos hay ‘chispas’ Divinas que se deben refinar y elevar al ámbito de la santidad. Por esta razón, fue imprescindible que ‘Una mujer pida a su vecina…’13 , la finalidad era elevar las ‘chispas’ presentes en ‘los utensilios de plata y oro y en las prendas de vestir’.

4. La materialización de este ideal fue también para el bien del Pueblo de Israel. Por ello, nuestro Patriarca Avraham reclamó a Dis que se concrete el ‘Después saldrán con gran riqueza’, incluso si ello estaba sujeto al factor tiempo, pues [sabía que] era por el bien de sus hijos.

La explicación del concepto es la siguiente: el sistema de refinación [y elevación] de las ‘chispas’ de santidad y el vínculo de ellas con las almas judías fue establecido [por Di-s] de manera tal, que así como para cada ‘chispa’ se fijó [ya de antemano] por quien será elevada, asimismo, se designó, [desde lo Alto] para cada alma, qué ‘chispas’ le corresponde elevar, pues cada ‘chispa’ se vincula con un alma en particular. Este concepto se refleja en la enseñanza de nuestros Sabios14 : “ninguna persona ‘toca’ lo que está ya destinado para su prójimo”, no es posible enriquecerse con lo que le pertenece a otro – y [a ciencia cierta] materialmente es así debido a que en al ámbito espiritual rigen estos códigos, ([el paralelo se comprende] conforme lo explicado antes, que la ganancia espiritual –las ‘chipas’ Divinas- están presentes en los bienes materiales de la persona). Cada alma tiene como misión elevar determinadas ‘chispas’ que le corresponden conforme su esencia [y raíz espiritual (la del alma)]. En relación a esto, se explica en las anotaciones15 de mi suegro, el Rebe [anterior], que el Altísimo es Quien causa las causas mediante Su Divina Providencia, para que determinado judío se encuentre con ciertas ‘chispas’ que a él le corresponden elevar. Y toda vez que él no refine y eleve del galut las ‘chispas’ vinculadas a su alma, su alma se hallará en el lugar de la ‘chispa’ – ambos permanecerán en el galut.

Es más: la elevación de las ‘chispas’ está ligada a la característica esencial del alma de cada uno. Así, y tomando en cuenta [el axioma] que ‘la esencia no se subdivide ‘, toda vez que una parte de las ‘chispas’, por más ínfima que sea, que [a determinada alma] le corresponde elevar permanece en galut, perdura también en galut no sólo una fracción de su alma (junto a esa porción de ‘chispas’ restantes), sino también la esencia del alma, [ella continúa en situación de exilio]. Este concepto resulta de la máxima del Baal Shem Tov16 : “cuando se toma una parte de la esencia, se la toma por entero”.

Es por ello, que la extracción de la ‘gran riqueza’ de territorio egipcio era en aras del propio beneficio de los judíos, pues por medio de reunir y elevar las ‘chispas’ de santidad de Egipto, sus almas fueron redimidas del galut egipcio. Asimismo, (y como aspecto fundamental): la máxima integridad [y perfección espiritual] a la que un ser creado puede acceder consiste en dar cumplimiento a la Voluntad del Creador, que con esa finalidad [precisamente] Lo creó17 . Y debido a que la Voluntad de Di-s era que los judíos lleven consigo todas las ‘chispas’ de santidad presentes en Egipto, la materialización del Deseo Divino fue para ellos su máximo beneficio, por este medio alcanzaron la plenitud [espiritual] más excelsa [a la que un ser creado puede acceder].

5. Lo antedicho en relación al exilio y éxodo egipcio constituye para nosotros una instrucción y enseñanza a ser aplicada en este último galut, dado que el galut egipcio es la raíz [espiritual] de todas las diásporas18 .

La intención [Divina] del exilio [judío] no se traduce sólo como un castigo por pecados y transgresiones, más bien, se trata de la elevación de las ‘chispas’ de santidad [presentes en la materia]. En este sentido, la Filosofía Jasídica explica la máxima de nuestros Sabios19 : “Di-s exilió [y dispersó] a los judíos entre las naciones con el único propósito de que a ellos se les sumen ‘guerím'” [lit.: ‘conversos’, pero tomando una interpretación más amplia y profunda del concepto, ‘guerím’ aquí está] aludiendo a las ‘chispas’ de santidad presentes en los objetos materiales. Por esta razón, se debe tener presente que la avodá, el servicio a Di-s, debe estar orientado a: “que una mujer pida de su vecina y a la que alojase en su casa”, ‘mujer’ alude al alma20 , Di-s le indica al alma que no sólo ella debe salir del exilio, sino también ‘que pida de su vecina’, [es decir], el alma tiene que llevar consigo las ‘chispas’ de santidad que se hallan en el cuerpo y alma animal, y en su porción del mundo.

‘Vecina’ se refiere a las cuestiones con las que la persona se topa de tanto en tanto, (al igual que un vecino con quien no se ve continuamente); ‘a la que alojase en su casa’, alude a los asuntos con los que lidiamos frecuentemente, (así como con alguien que vive en la misma casa). La orden de Di-s no apunta sólo a que es imprescindible sacar del galut las ‘chispas’ con las que tenemos contacto frecuente, [aquellas cuestiones (‘que se alojan en la casa’)], más bien se trata de elevar incluso las ‘chispas’ de contacto esporádico, (pues si la persona se encuentra con alguien o se topa con algo, no es una situación fortuita jas veshalom, –Di-s nos libre de pensar así-, sino está bajo la Mira de la Providencia Divina, ‘Existe Aquel que dirige el mundo’21 , [entonces], desde lo Alto le presentan al individuo todas las cosas y situaciones que le corresponde refinar y elevar hacia la santidad), y la finalidad es transformarlos, [a los objetos y situaciones con las que se topa], en ‘Utensilios de plata y oro’, [es decir], que formen parte y se incluyan en la avodá concerniente al amor a Di-s (comparado a la ‘plata’) y al temor a Dis (comparado con el oro).

6. Existen quienes argumentan: “¡Qué relación tengo yo con el galut! ¿Por qué tengo que ocuparme con cuestiones vinculadas al galut? Yo perdono y renuncio a la ‘gran riqueza’, a la espiritualidad suprema a la que accederá mi alma por medio de la elevación de las ‘chispas’, con tal de no tener que esforzarme en el galut [y verme inmerso] en la oscuridad doble y redoblada [característica y propia de la situación de exilio espiritual], inmiscuido en cuestiones materiales; yo deseo, y es mejor para mí, encerrarme en mis ‘cuatro paredes’ de Torá y plegaria”.

Es imperioso que ellos sepan:

A) Al ser que la avodá correspondiente a ellos no es cumplimentada, su alma permanece en el galut. El ‘encerrarse’ para estudiar Torá y orar sin tener contacto con el galut, afecta [y beneficia] sólo las fuerzas manifiestas del alma, [el intelecto y las emociones], pero la esencia del alma aun permanece en el exilio junto a las ‘chispas’ que le corresponde elevar. Pues el hecho de que las fuerzas manifiestas del alma estén en el plano de la santidad, no evidencia [que] la situación de la esencia22 [también lo esté]. Tan sólo una mera reflexión acerca de estos conceptos, llevará a la persona a realizar su avodat habirurím –su servicio a Di-s orientado a elevar las ‘chispas’-, pues [conforme su naturaleza] ‘el hombre dará todo lo que tiene en aras de su alma’23 , y con mucha más razón al tratarse de la esencia de su alma.

B) Incluso si le fuera posible salir del galut, y acceder a niveles espirituales excelsos sin tener que hacer lo que le concierne en cuanto a la elevación de las ‘chispas’, ¿de qué le sirve toda su espiritualidad, y de qué espiritualidad hablamos? Si después de todo está haciendo lo contrario a la Voluntad del Altísimo, y ‘El y Su Voluntad son uno’24 .

Y esta es [precisamente] la enseñanza que extraemos de lo sucedido en el exilio y éxodo egipcio: la avodá del judío tiene que incluir involucramiento en cuestiones mundanas; elevar las ‘chispas’ presentes en el galut, y marchar junto a éstas hacia la recepción del Mashíaj Tzidkeinu, pronto [en nuestros días] en su sentido más literal.

(De una Sijá de Ajarón Shel Pesaj de 5721)

NOTAS AL PIE
1. 1 Génesis 45:7-9.
2. Génesis 15:13,14
3. Comentario de Rashi sobre Exodo 10:22. Y véase Shemot Rabá 14:3.
4. Exodo 11:2.
5. Berajot 9a, sobre final de pág. Citado por Rashi en Exodo 11:2.
6. Berajot 9b.
7. Véase también más adelante, [Likutei Sijot Vol. III] Parshat Vaiejí y Parshat Bo.
8. Génesis 47:14. Pesajím 119a.
9. Exodo 12:38. Torá Or 60c.
10. Rosh HaShaná 27a. Allí están las citas correspondientes.
11. Julín 91a. Citado en el comentario de Rashi sobre Génesis 32:25.
12. Véase Or Torá del Maguid de Mezritch, Rimzei Torá, párrafo que comienza con hatorá jasa.
13. Exodo 3:22.
14. Iomá 38b en el comienzo de la pág.
15. Compilado 32 (Likutei Divurím Vol. IV pág. 1192).
16. Citado sobre el final de la Serie de Discursos Jasídicos del año 5666, conocida como Hemshej Samaj Vav (pág 522).
17. Véase en extenso sobre este concepto en la Sijá del 13 de Shevat de 5711 (Likutei Sijot Vol. II pág. 515).
18. Véase Vaikrá Rabá 13:5, ‘todos los reinos fueron llamados mitzraim…’.
19. Pesajím 87b. Torá Or 6a.
20. Tikunei Zohar, Tikún 6 (22b).
21. Bereshit Rabá en comienzo de cap. 39.
22. Véase Likutei Torá Vaikrá 50d. Discurso Jasídico que comienza con ashreinu del año 5696 (impreso en Sefer HaMaamarím – Kuntreisim Vol. II pág. 732).
23. Job 2:4.
24. Véase cita de nota 17.

Las frases entre corchetes [ ] son agregados de la edición en Español. A las no­tas originales se agregaron las notas de la versión Inglesa (NVI) y las de la edición en Español (NE).
Textos originales: Likutei Sichos (Kehot Publication Society, Brooklyn, NY)
Edición de Textos y Dirección General: Rabino David Stoler
Traducción: Equipo de Sijot en Español.
Revisión: Rabino Natán Grunblatt.

COMPARTIR
Artículo anteriorLa cocina Kosher
Artículo siguienteShabat: Perdón

El contenido de esta página es producido por Chabad.org, y es propiedad intelectual del autor y / o Chabad.org. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, a condición de que usted no cambiara ni alterara cualquier parte de ella, y que incluya esta nota, el crédito del autor y un enlace a chabad.org.

Jabad es una filosofía, un movimiento, y una organización. Se considera que es la fuerza más dinámica en la vida judía en la actualidad. La palabra ” Jabad ” es un acrónimo hebreo de las tres facultades intelectuales de jojmá , sabiduría, binah – comprensión y daat – conocimiento.