HOY ES: PARASHA: MIKETZ
PRÓXIMA FESTIVIDAD: JANUCA (DEC 12 -20)

A pesar que traer la Redención es un esfuerzo acumulativo, con los buenos actos de todas las generaciones combinados para lograr el producto final, es nuestra generación la que va a dar el golpe final y hacer que realmente ocurra.

En términos espirituales, nuestra generación se asemeja a un enano encaramado sobre los hombros de un gigante-y por lo tanto puede llegar más lejos que su homólogo más alto. Puede que no seamos tan grandes como nuestros antepasados, pero nos encontramos en sus hombros, y por lo tanto podemos llegar más alto y más lejos.

Y el que lleva un proyecto a su término se lleva el crédito principal. Esto es ciertamente un pensamiento que puede motivarnos a hacer esa mitzvá adicional, la que marcará el comienzo de la Redención.

Nuestra nación ha anhelado y esperó la Redención desde el momento en que el Templo fue destruido hace casi 2.000 años. La anticipación, sin embargo, llegó un tono febril en los últimos años, tras el anuncio del Rebe de que la Era de la Redención está sobre nosotros, y sólo debemos aumentar en los actos de bien con el fin de ser dignos de recibir a nuestro Redentor.

El Rebe señaló varios fenómenos globales que son claros indicadores de que el proceso de la Redención ha comenzado de hecho:

El fin de la Guerra Fría y la caída del ateo “Imperio del Mal”, la inmigración masiva de judíos soviéticos a la tierra de sus padres, y la tendencia actual del mundo libre de impulsar recursos para ayudar a los países necesitados.

La explosión tecnológica que ha hecho que la información esté inmediatamente disponible, las comunicaciones, la atención médica de avanzada y otros servicios hasta ahora desconocidos para las masas, es también un claro indicador de que nos estamos acercando al momento en que “no habrá guerra o conflicto, porque todos los manjares serán tan comunes como el polvo”, y la tierra “se llenará con el conocimiento de Di-s como el agua cubre el lecho marino. ” (Para más información sobre esto, vea Tecnología de la Redención.)

No era una predicción de algo que sucederá en el futuro (cercano), sino que está sucediendo a medida que hablamos. El Rebe nos ha informado que la misión colectiva de nuestra nación en el exilio —conocido en la terminología cabalística como avodat habirurim, la revelación de las chispas divinas ocultas —se ha completado. Todo lo que queda ahora es “abrir los ojos y contemplar la redención”, y para “¡prepararnos nosotros y el mundo para saludar al Mashiaj!”

Increíblemente, el Rebe afirmó —basado en la declaración de Maimónides: “Sin lugar a dudas, el resurgimiento de la profecía es un preludio de [la venida del] Mashiaj” —que el hecho de la inminente llegada de Mashiaj es una profecía, y como tal no está condicionada.

¿Qué requiere esto de nosotros?

El Rebe pidió que nos preparamos para Mashiaj al empezar a “vivir con Mashiaj”, viviendo una vida que está dominada por los valores que caracterizan a la era mesiánica. Una manera en que se lleva a cabo es a través del estudio acerca de la Era Mesiánica.

Estudiar acerca de ello hace que sea una realidad en nuestras vidas, y nos permite vivir una vida de redención, incluso en estos últimos momentos antes de presenciar la redención completa y verdadera.

 

POR NAFTALI SILBERBERG
El rabino Naftali Silberberg, nacido en Detroit. Conocido por su agudo ingenio y extenso conocimiento del Talmud. Él reside en Brooklyn, NY, con su esposa Jaia Mushka y sus tres hijos.
COMPARTIR
Artículo anterior¿Por Qué Casarse?
Artículo siguienteLikutei Sijot: Mushpatím Volumen I

El contenido de esta página es producido por Chabad.org, y es propiedad intelectual del autor y / o Chabad.org. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, a condición de que usted no cambiara ni alterara cualquier parte de ella, y que incluya esta nota, el crédito del autor y un enlace a chabad.org.

Jabad es una filosofía, un movimiento, y una organización. Se considera que es la fuerza más dinámica en la vida judía en la actualidad. La palabra ” Jabad ” es un acrónimo hebreo de las tres facultades intelectuales de jojmá , sabiduría, binah – comprensión y daat – conocimiento.