HOY ES: PARASHA: MIKETZ
PRÓXIMA FESTIVIDAD: JANUCA (DEC 12 -20)

¡Ver para creer! Las personas estamos acostumbradas a determinar la realidad de las cosas según su apariencia. Si nos dicen que las apariencias engañan, asumimos que somos la excepción, que nosotros tenemos el don de ver con mayor profundidad; y quesi lo vemos así, con seguridad tiene que ser real.

La ansiedad es una distorsión sobre uno mismo, los demás, el mundo y el futuro. Eso significa que los hechos se interpretan de forma irracional, se le dan a los acontecimientos más importancia de la que tienen y se exagera el impacto que causan en nosotros. Esto hace que las creencias se vuelvan desadaptativas y que afectemos nuestro juicio crítico.

Las distorsiones ocurren por aprendizajes de experiencias pasadas. Cuando somos pequeños construimos esquemas o formas de cómo funciona el mundo en base a nuestras vivencias, entonces, la manera de relacionarnos con los hechos nos dan la pauta sobre cómo los evaluamos.

La ansiedad es una distorsión de la realidad. Lo que significa que la ansiedad cambia la realidad, la exagera, a tal punto que prácticamente deja de ser la misma que habíamos percibido originariamente. Cuando entendemos esto, dejamos de creer en lo que vemos.

¡Sí!, tu ansiedad se presenta como un gigante indestructible y te hace sentir impotente. Frente a tus ojos se desarrolla una batalla épica, el gran gigante Goliat contra el indefenso pastor. Pero así como en la historia Bíblica David venció a Goliat, de la misma manera el pequeño David que tienes dentro, esa chispa Divina que palpita en lo más profundo de tu ser, está plenamente capacitado para vencer al Goliat que tú enfrentas.

Lo primero que debes hacer es desterrar de tu mente y corazón la existencia de ese gigante. Tienes que reconocer que lo que estás percibiendo en tu intelecto (que luego desencadenará y originará sentimientos negativos), no es real.

La ansiedad se desarrolla progresivamente y empeora en forma gradual. Al principio los pensamientos negativos producen sentimientos negativos, luego esos sentimientos se retroalimentan de los pensamientos y como consecuencia nuestra mente produce ideas más aterradores. Así es como la ansiedad va incrementándose poco a poco.

A medida que la ansiedad crece y se convierte en un Goliat aparentemente “indestructible”, la persona se siente disminuida, pequeña e insignificante. Es cuestión de perspectiva, Frente a ese tremendo gigante que me acecha , soy muy pequeño.

Este es el verdadero problema: la ansiedad te lleva a dejar de creer en ti mismo y en el supremo potencial que posees,drenándote de la integridad que requieres para vencerla.

Para ilustrar este concepto, quiero transmitirte una anécdota que escuche de un amigo , la cual ocurrió con uno de los emisarios del Rebe de Lubavitch:

Debido a su Shlijut (servicio comunitario), había contraído enormes deudas financieras y no estaba en condiciones de saldarlas, hasta que llegó un día en el que tuvo que enfrentar la situación y fue citado por aquellos que le habían prestado el dinero para que les retribuya la deuda. El rabino estaba realmente nervioso, no sabía cómo conseguir esa cantidad de dinero.

Al llegar a la oficina se sentó en la sala de espera, estaba muy preocupado. Cerró con fuerza los ojos y pronunció en su corazón una leve pero poderosa plegaria: “Señor del Universo, todas las transacciones que realicé fueron con el fin de promover el judaísmo y de santificar Tu Sagrado Nombre. Te ruego me ilumines para que tenga éxito y para que todo se solucione de la mejor manera posible”.

Con el corazón apesadumbrado abrió los ojos y en ese instante, como si Di-s mismo lo acabara de escribir, vio un cartel pegado en la pared que decía: “Don´t tell your G‑d how big are your problems, tell your problems how big is your G‑d” [“No le digas a tu Di-s cuán grandes son tus problemas, diles a tus problemas cuán grande es tu Di-s”].

De inmediato sintió una fuerza indescriptible y entendió cómo todos esos problemas eran insignificantes frente a un Di-s tan grande. Comprendió que aún el gigante más extraordinario es infinitamente pequeño ante la grandeza infinita del Creador.

Este es el primer paso: traer a Di-s hacia tí, ser conciente plenamente de Su Existencia y de Su protección, y así, como por arte de magia, el gigante se convertirá en un enano.

Extraído del libro “De mi ansiedad a tu felicidad”

POR GABRIEL BENAYON

El contenido de esta página es producido por Chabad.org, y es propiedad intelectual del autor y / o Chabad.org. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, a condición de que usted no cambiara ni alterara cualquier parte de ella, y que incluya esta nota, el crédito del autor y un enlace a chabad.org

COMPARTIR
Artículo anteriorUn casamiento emocionante
Artículo siguienteOctavo día del Milagro de Janucá ( 139 AEC)

El contenido de esta página es producido por Chabad.org, y es propiedad intelectual del autor y / o Chabad.org. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, a condición de que usted no cambiara ni alterara cualquier parte de ella, y que incluya esta nota, el crédito del autor y un enlace a chabad.org.

Jabad es una filosofía, un movimiento, y una organización. Se considera que es la fuerza más dinámica en la vida judía en la actualidad. La palabra ” Jabad ” es un acrónimo hebreo de las tres facultades intelectuales de jojmá , sabiduría, binah – comprensión y daat – conocimiento.