HOY ES: PARASHA: MIKETZ
PRÓXIMA FESTIVIDAD: JANUCA (DEC 12 -20)

Nuestros Sabios Z”L1 , establecieron una regla: todo lugar del texto bíblico donde está escrita la palabra ‘Lí-para Mí’- se trata de algo que perdurará para siempre hasta la eternidad.

Es decir, en todo lugar donde Hashem aplica a algún elemento el término “para Mí”- ese elemento se mantendrá para siempre.

Uno de los ejemplos que nuestros Sabios Z”L traen al respecto es el Tabernáculo (Mishkán) y el Santuario (Mikdash), sobre los cuales está dicho2 : “Y harán para Mí un Santuario” a lo que nuestros Sabios3 acotan: “no se moverá hasta la eternidad, ni en este mundo, ni en el mundo venidero”.

Esto requiere explicación, ya que el Sagrado Templo (Beit HaMikdash) fue destruido. ¿Cómo puede decirse entonces que “no se moverá hasta la eternidad”?

Más aún: No sólo el propio Beit HaMikdash fue destruido; tampoco está vigente el mandato de “Y harán para Mí un Santuario” ¡puesto que no está en nuestras manos construir ahora un Mikdash para Hashem!

Un Pequeño Santuario

Una de las explicaciones al respecto está basada en el versículo4 “Y será para ellos un pequeño Santuario” sobre lo cual dijeron nuestros Sabios Z”L: esto se refiere a las “Casas de Oración y las Casas de Estudio de Torá”. Por ende, cuando judíos construyen una sinagoga o un Beit Midrash, ese lugar se convierte en un pequeño Santuario donde reside la Presencia Divina. De esta manera, el Santuario perdura permanentemente.

En base a esta explicación, se entiende que también el mandato de “Y haréis para Mí un Santuario” está siempre vigente puesto que también cuando no está el Gran Templo Sagrado de Jerusalem, está vigente la obligación sobre el pueblo judío de erigir y fijar un lugar dedicado al Altísimo en cada lugar donde se encuentren judíos, lo que son las Sinagogas y Casas de Estudio de Torá. De esta manera, se cumplen las palabras de nuestros Sabios Z”L sobre la permanencia eterna del Santuario, sobre el cual está escrito “para Mí”.

Un Santuario en el Hogar

Además5 , la existencia eterna del Santuario será comprendida en base al dicho de nuestros Sabios Z”L sobre el versículo6 : “Y harán para Mí un Santuario y moraré en ellos- no está escrito moraré en él’ sino en ellos’, es decir dentro de cada individuo judío”. O sea que a cada judío le fue encomendado erigir dentro de sí mismo y dentro de su hogar un Santuario para el Altísimo.

Para cumplir con este mandato no se requiere siquiera el ‘quórum’ de diez judíos (minián). Cada judío puede y debe fijar en su hogar un lugar y un tiempo para estudiar Torá y rezar, y a través de ello hacer un Santuario para Hashem en su casa privada. Esto no está condicionado a un tiempo o lugar específico, y por ende es eterno.

Los Tres Pilares

Además, en el Santuario estaban incluidos los tres pilares sobre los cuales se sostiene el mundo7: La Torá- a través de las Tablas de la Ley y el Arca, así como el Sanhedrín que estaba instalado en la Lishkat Hagazit; Avodá- el servicio de las Ofrendas y la Plegaria que tenía lugar en el Templo; y los Actos de Benevolencia- el flujo de bondad que emanaba del Sagrado Templo a través de la ‘Mesa’ (con los 12 panes del Lejem HaPanim) y los temas de caridad que funcionaban ahí.

De la misma manera, el Santuario individual que debe erigirse en el hogar de cada judío debe incluir a estos tres pilares- que ahí se estudie Torá, se rece a Hashem (bendiciones y Plegarias que no se llevan a cabo en público) y donar para beneficencia (entre ello, a través de fijar en el hogar una alcancía de Tzedaká) y ser amplio en recibir huéspedes.

Es así como se hace del hogar personal un Santuario para Hashem, y es ésta la preparación para la revelación Divina que tendrá lugar en el Santuario general, el Tercero, una construcción eterna e inamovible, para la eternidad, en su sentido más literal y tangible, con la llegada de Mashíaj Tzidkeinu.

(Likutei Sijot Tomo 36, Pág. 123)

NOTAS AL PIE
1. Sifri BeHaaloteja 11:16 Está traído en Ialkut Shimoní- en nuestra Parshá
2. Shemot 25:8
3. Vaikrá Rabá 82,b
4. Iejezkel 11:16 Ver Rashi y el Targum ahí
5. Alshij sobre el versículo cerca del final. Reshit Jojmá Shaar Haahavá Cap.6, cerca del principio. Shaló (69,a 201,a 325,b 326,b y en otros lugares)
6. Shemot ahí
7. Avot Cap 1, Mishná 2

ADAPTADO DE LA ENSEÑANZAS DEL REBE DE LUBAVITCH

Extraído de Shuljan Shabat, originalmente publicado en Sijat Hashabua, traducido por “La reflexión semanal”

COMPARTIR
Artículo anterior¿Cómo encontrar a tu pareja ideal?
Artículo siguienteLa “fuerza” de la oscuridad

El contenido de esta página es producido por Chabad.org, y es propiedad intelectual del autor y / o Chabad.org. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, a condición de que usted no cambiara ni alterara cualquier parte de ella, y que incluya esta nota, el crédito del autor y un enlace a chabad.org.

Jabad es una filosofía, un movimiento, y una organización. Se considera que es la fuerza más dinámica en la vida judía en la actualidad. La palabra ” Jabad ” es un acrónimo hebreo de las tres facultades intelectuales de jojmá , sabiduría, binah – comprensión y daat – conocimiento.