HOY ES: PARASHA: MIKETZ
PRÓXIMA FESTIVIDAD: JANUCA (DEC 12 -20)

¿Es dueño de una casa? Si lo es, probablemente esta tratando de escapar a un campo abierto. ¡Imagínese, una vida sin pagos de hipoteca, plomería, maquinas cortacéspedes, lecturas de consumo de electricidad o sistemas de alarma! ¿Quién acuñó el término “dueño de casa” de de todos modos”? “Esclavo de Casa” suena mejor.

Si usted es un vagabundo, probablemente anhela un hogar. Un punto de permanencia en este globo que gira, un lugar al que pueda llamar propio. ¿Las alegrías del campo abierto? Quizá seria lindo leerlo en una novela de aventuras en un cómodo sillón junto al hogar.

¿En que quedamos? ¿Nomade o remolón de sillón? ¿Somos seres para los cuales el movimiento es vida y “en descanso” una inscripción para la lapida? ¿O somos personas arraigadas, para los cuales las transiciones de la vida son tan solo pasos para llegar al verdadero hogar?

¿Cómo [uno satisface] el Mitzvá de morar en el sucá? Uno debe comer, beber, y vivir en la sucá, día y noche, como uno vive en su propia casa en los otros días del año: durante siete días una persona debe hacer de su hogar su vivienda temporal, y su sucá su vivienda permanente (Shuljan Aruj, Oraj Jaim 639:1).

Quizás el ejemplo más interesante sobre esta dualidad de habitante/viajante de nuestra naturaleza es la sucá, esa choza cubierta de ramas que sirve como hogar del judío durante los siete días de la festividad de Sucot.

La definición halajica (ley de Torá) de la sucá es que es una dirat ar’ai, una “vivienda temporal”. Si las palabras “vivienda” y “temporal” suenan contradictorias es correcto; de hecho, dan lugar a leyes contradictorias con respecto a la construcción y morada de la sucá. Por ejemplo, si las ramas del techo de la sucá se llenan tan densamente que la lluvia no puede penetrar, se descalifica la sucá – se considera una casa, no un sucá. Por otra parte, si está lloviendo en el sucá, no se obliga a comer en ella – la sucá es su hogar, y si lloviera en su hogar, usted se trasladaría a otro sitio. Otro ejemplo: Si las paredes son más altas de 20 codos (cerca de 30 pies) no es una sucá — no una estructura “temporal”; pero si son demasiado débiles soportar un viento medio, también se descalifica — no una “vivienda”.

Es decir el Torá quisiera que tomemos una estructura esencialmente transitoria y que la hagamos nuestro hogar permanente. O bien quisiera que miremos nuestro hogar permanente y que entendiéramos que es, esencialmente, una estructura transitoria.

Los Jasidim tienen una costumbre interesante. Cuando deben explicar algo, lo hacen con una historia. Y luego cuentan otra historia, demostrando el punto opuesto.

Dos historias, entonces. La primera historia nos lleva a unos 50 años atrás. Un joven estudiante de Ieshivá estaba a punto de emprender un viaje y escribió al Rebe de Lubavitch una bendición. En su contestación, el Rebe impulsó al joven hombre aprovechar la oportunidad de lograr algo positivo en cada lugar en el que pararía durante su viaje. El Rebe utilizó el Mishkán, el santuario móvil que acompañó al pueblo de Israel en los recorridos a través del desierto, como ejemplo. En cada campamento, mandaron a la gente a instalar esta estructura formidable — que consistía en centenares de piezas y requería de un ejército de más de 8.000 personas montar — aunque permanecieran en el lugar apenas una sola noche. Para un judío, concluyo el Rebe, no existe tal cosa como simplemente “estar de paso” en un lugar. Cada momento en la vida tiene importancia, en virtud del hecho que Providencia divina nos ha dirigido a este punto en particular de tiempo y espacio con un propósito específico.

La segunda historia nos cuenta que un visitante, en el hogar del gran rabino Jasídico DovBer de Mezheritch (D. 1772), fue sorprendido por la pobreza que encontró allí. El hogar de DovBer estaba pelado de todo mobiliario, excepto de un surtido de tablones y ásperos bloques de madera que servían como bancos para sus estudiantes durante el día y como camas para su familia en la noche. ¿“Cómo puede usted vivir así?” exigió el visitante. “Yo estoy lejos de ser rico, pero por lo menos en mi hogar usted encontrará, gracias a Di-s, las necesidades básicas: algunas sillas, una mesa, camas… “

¿“De hecho?” Respondió Rabi DovBer. “no veo ninguno de sus mobiliarios. ¿Cómo usted viaja sin ellos? “

¿“Qué significa? Usted piensa que yo estoy schlepn (arrastrando) ¿todas mis posesiones conmigo dondequiera que vaya? Cuando viajo, me conformo con lo que haya. Pero en casa — ¡la casa de una persona es algo totalmente distinto! “

“Oh si, seguro” contesto rabi Dov Ber “en casa es totalmente distinto”…

POR YANKI TAUBER
Yanki Tauber es editor de contenidos de Chabad.org

COMPARTIR
Artículo anteriorEl hombre Shabat
Artículo siguienteDomingo: Vivir una vida plena

El contenido de esta página es producido por Chabad.org, y es propiedad intelectual del autor y / o Chabad.org. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, a condición de que usted no cambiara ni alterara cualquier parte de ella, y que incluya esta nota, el crédito del autor y un enlace a chabad.org.

Jabad es una filosofía, un movimiento, y una organización. Se considera que es la fuerza más dinámica en la vida judía en la actualidad. La palabra ” Jabad ” es un acrónimo hebreo de las tres facultades intelectuales de jojmá , sabiduría, binah – comprensión y daat – conocimiento.